Blog personal, Acerca de las vivencias ocurridas en mi vida, o de otras personas, y cosas que me interesan o me gustaría comentar.

Traducir el Blog a varios idiomas

lunes, 15 de febrero de 2010

11. Entrada al colegio (tercera parte)

Ya no tenía más matrícula en el Liceo de Costa Rica, recibí una tremenda reprimenda por parte de mi madre…y no hubo campo en otro lugar, así que no me quedó más alternativa que trabajar por ese año.

Volví al taller de aire acondicionado, y hacía lo mismo, mantenimientos en muchos lugares, y así pasó el tiempo.

La verdad es que estaba tranquilo en ese trabajo, parece que ahí estaba madurando, al siguiente año, me iban a meter al Colegio Monseñor Rubén Odio en Desamparados centro, pero tampoco hubo campo, y de última instancia me metieron al colegio de Gravillas.

No era un colegio muy recomendado, pero no se podía escojer mucho.
De nuevo a cuarto año de colegio, lo único diferente, era que ya no solo hombres habíamos, era un colegio mixto.

Al principio, me sentía incómodo, todos se conocían, y yo no conocía a nadie.
Atrás mío, habían tres mujeres, que solo reírse feo y por cualquier tontera, yo las volvía a ver, y les arrugaba la cara, me caían mal, y creo que yo a ellas también.
Al poco tiempo, se hicieron muy buenas amigas mías, las tres, Jeannina, Olga y Shirley además de otro compañero llamado Dick.

Me hice muy descarado con los forros, todos en el aula los usaban, las mujeres en las piernas, o en las mesas, los míos eran como un pequeño libro, tenían hasta portada e introducción, lo malo era que a la hora de sacarlos, no veía muy bien, y me costaba mucho leerlo en pura carrera.
Así que decidí hacerlos del tamaño de una hoja de exámen.

Apenas repartían los exámenes, lo sacaba y lo ponía debajo…cualquiera que me viera pasar hojas, creía que era el exámen lo que estaba viendo.
Como muchas veces no salía lo que tenía apuntado, y otras personas si tenían lo que ocupaba, nos pasábamos los forros de pupitre en pupitre.
Solo que una vez pescaron a unas compañeras pasándolo, y las obligaron a entregar el exámen y salir del aula…y se fueron llorando.

A mi nunca me pescaron copiando o pasando un forro, pero no quiere decir que no me sacaran.

Sucede que unas compañeras se pasaron el forro, y se les cayó, pero cayó cerca mío.
Ese día, ni forro me hice, realmente estaba todo empunchado haciendo el exámen , que ni me dí cuenta que estaba pasando.
Solamente escuchaba a la profesora diciendo que entregara el exámen y que saliera del aula.

Ni sabía yo de que estaba hablando, ni a quien, yo seguía escribiendo hasta que la vieja se paró a la par mia, y me dijo que me fuera.
Yo le preguntaba que diablos le pasaba?, y me decía que me vió copiando en el exámen.
Yo le dije que no estaba haciendo nada, que salada, que yo iba a seguir haciéndolo.
En eso agarró mi exámen, y le puso una gran X encima, y yo tuve que salir del aula con un colerón.

La verdad eso no me ayudó en mucho, y empecé a molestar más, y especialmente a esa profesora, la de Química.
Como no me quería mucho la vieja, me uní a los alumnos que ella si quería, eran demasiado buenos en química, y siempre hacíamos los trabajos juntos, y la vieja no podía decir nada.

Me caían muy bien, recuerdo que nos tocó hacer un proyecto, y escojimos hacer un cohete.
Lo hicimos de aluminio, era muy bonito, y también hicimos nuestra propia pólvora.
Era bastante grande, casi como medio metro de altura tenía, y lo rellenamos de pura pólvora.
A la hora de enseñarlo y encenderlo en el patio del colegio, para ver cuanto se elevaba, costaba mucho que prendiera, la mecha era muy corta…lo encendía y se apagaba, una y otra vez.

Al final, nunca le dió la gana de prender, pero creo que fue lo mejor que pudo haber pasado, ya que alguien nos dijo, que el diseño estaba malo, que no estaba hecho para que volara, sino para que explotara como una gigantesca bombeta de medio metro.
Para no quedar tan mal con el proyecto, decidimos hacer un volcán con toda la pólvora que teníamos.

Hicimos una maqueta muy bonita de un volcán, y lo llenamos de pólvora, esta vez si tenía que funcionar, y no podía estallar nunca.
Al tirar el fósforo adentro del volcán, se vino un llamarón tan alto que casi nos quema las cejas, y empezó a echar humo a lo loco, que todo el colegio se llenó de humo por los pasillos, al poco tiempo, muchos alumnos y profesores empezaron a salir de las aulas asustados, y ya casi iban a llamar a los bomberos.

Por suerte no pasó nada malo, y el proyecto lo tuvimos bueno…creo que la profe no se arriesgó a que intentáramos a hacer otro.

Para el mundial de Mexico 86, cerraban los portones, y no dejaban salir a nadie, porque la gente se iba de clases a ver los partidos.
A mi nadie me iba a detener, estaban locos, así que decidí cavar una especie de hueco que pasara por debajo de la malla del colegio, en un lugar que no me vieran.
Siempre que había un partido bueno, yo me largaba, y no le contaba a nadie de mi hueco, porque sabía que eso me iba arruinar el escape tarde o temprano.
Siempre se quedaron con la incógnita, de cómo me escapaba.
Solamente tenía que lavar bien la camisa del colegio y el pantalón.

Casi siempre le decía a una compañera que si ella quería yo la invitaba a comerse unas orejas o empanadas en la soda del colegio, pero la verdad, es que no tenía ni un cinco para pagar nada.

Y como se llenaba mucho la soda de gente, y se hacía un molote, yo le decía que fuera conmigo, que mientras yo pagaba, que ella agarrara las orejas que estaban en el mostrador.
Lo que hacía en realidad, era preguntarle al que atendía, por el valor de algo que estuviera al puro fondo, para cuando el volvía, la otra ya venía con las orejas, simplemente le decía al de la soda, que estaba bien que muchas gracias, y nos largábamos.
Cada vez que tenía hambre, le decía a esa compañera que fuéramos y que yo la invitaba.

Para una vez que estaba en la dirección, no recuerdo el porqué, se me metió el diablo al ver el reloj de las alarmas, bien pegado a la pared… y decidí adelantarlo un poco…al fin y al cabo era ya la última lección.
Para cuando volví al aula, le dije a un compañero: 

- Apenas suene la alarma, agarre todos sus chunches y salgamos para la casa.
- Pero todavía falta mucho (me dice él)
- No lo crea, ya casi suena, solo sígame y jalemos.

Como al minuto sonó la alarma de salida, y todos como extrañados se quedan viendo entre si, solamente agarré mis cuadernos y decidí salir del aula, y mi otro compañero, iba detrás mio.
El profesor empezó a decir que no nos fuéramos, que había algo malo, pero yo no le hice caso…y las demás aulas del colegio también empezaron a salir.
Todo el colegio empezó a salir, y al final no le quedó más remedio a todo el mundo que hacer lo mismo.
Al cabo de un tiempo, le pusieron una caja con candado al famoso reloj.

Yo era muy amigo de Maritza, la Presidenta del colegio, y de vez en cuando, le decía que fuera a cierta clase en que yo estaba, y que preguntara por mi, para ir a una reunión con el director o algo así por el estilo.
Los profesores me dejaban salir, y simplemente nos íbamos varios, a un aula de profesores, a jugar de algo, o a dormir.

Yo le devolvía el favor, comprándole cigarros en la pulpería, ya que en ese entonces yo tenía cédula, y casi siempre iba con una Jacket, y no se me veía el uniforme, vale que a mi nunca me gustó ese vicio, pero a ella si.

Aunque parezca increíble, una vez fui expulsado del colegio por llevar el pelo largo y por no afeitarme (eso si me daba pereza, y hoy en día también).
Ahora me da risa acordarme de eso, ya que solo me quedan 4 pelos en la cabeza, pero por eso mandaron a llamar a mi mamá, para que hiciera algo al respecto, y me pudieran aceptar de nuevo.

Cuando llegó mi madre a hablar con el director del colegio, y verlo a el todo mechudo y barbudo, peor que mi…le pegó una soberana regañada tan buena, que casi lo hace a el cortarse el pelo y rasurarse, en vez de a mi.
Al final, ninguno de los dos nos tuvimos que cortar el pelo, ni nada, y ya para el otro día volvía normal al colegio.

Desgraciadamente creo que siempre se sacó el clavo conmigo, pasé las materias, pero en conducta me dejaron, lo que me obligaba a repetir de nuevo todo ese año.
Con algunos compañeros del colegio


Nota: Si quiere ir al primer capítulo de toda la historia: click aquí

11 comentarios:

Eric dijo...

bueno carlitos..jeje.. excelente post.. después de leer sus anécdotas del cole. me hicieron recordar a las mías vividas.. no fui tan mal portado como ud jejej.. pero si pase épocas maravillosas. son creo sin miedo a equivocar a de las mejores etapas que pasa el ser humano.. éxitos por el blog.. excelente.
@ericmmori

Desde el Muro de los Lamentos dijo...

Saludos Carlos cada vez que leo tus historias me hacen recordar las mias del cole .
Que bueno serian juntarlas todas en un solo blog !
Estamos esperando mas .
Saludos de Housecr

Carlos Cascante dijo...

Eric: Gracias amigo, la verdad es que si...el colegio no se compara a la escuela o la Universidad, debe ser por la etapa de las edades de uno y de cada compañero con que se relaciona uno...y uno anda como medio loco por esas épocas.

Housecr: Muchas gracias que bueno que es recordar esos tiempos...@GabyGarro está pasando por esas épocas, y tiene un blog muy vacilón llamado Gajes del colegio,
sería bonito volver a esos tiempos, pero un poco menos bruto, porque sino me volvería a quedar de nuevo.

Melina H2 dijo...

Jajajaja,Bueísimo lo de adelantar el reloj, y es cierto uno hace y pasa cada cosa en el colegio con los compas de ese momento que ahora cuando uno recuerda le parece tan vacilón y que cómo éramos de atrevidos e inmaduros muchas veces,y eso que yo no fue hace mucho que salí del cole. Nos vemos en la próxima.

Ulysita dijo...

Ay Carlitos que terriblón jajajaja, yo era muy bien portada, mas bien como tristona, pero me rematé en quinto año, fue la única vez que mi mama tuvo que ir a hablar por mi porque un grupo de compañeros y yo nos pusimos a tirar huevos y harina en el pasillo de los quintos en la mitad del mes de mayo. Excelente post, siga siga que me gustan sus anécdotas.

Carlos Cascante dijo...

ULYSITA: Ves, hubiéramos podido ser muy buenos compañeros entonces, era solo de pulirte un poquito más, y también hubieras sido una joya en el colegio, hasta hubieras salido en mis historias...

A. Melina: Ves ahora si te llegó un enlace al correo, me imagino...también puedes hacer que cada vez que alguien comente, te llegue un correo, si le das un check a un cuadrito, cada vez que comentas.

ricbonco dijo...

Mae muy bueno el post. Pero no me pasa que lo hayan quedado por conducta :S

Carlos Cascante dijo...

RICBONCO: Que bueno que te gustó, la otra semana subo otra historia, que le sigue a esta, todas van como en secuencia, se va a llamar: "Mis primeros pasos con la cerveza" o algo así.
Y si...siempre me dejaron en conducta, no se ahora como se hace, pero antes lo obligaban a repetir todo...siempre saqué el colegio, pero en otra época y de otra manera.
Ahí te voy a estar avisando cuando ponga post nuevos...pura vida, y saludos a @Natimena, si la ves

Juanita dijo...

Muy bueno, me hace recordar mi cole tan lindo....

Juanita dijo...

Muy bueno, me hace recordar mi cole tan lindo....

Carlos Cascante dijo...

Juanita: Gracias chiquilla, es un placer tenerte por acá, la verdad es que estuve en dos colegios, y en ambos los recuerdos fueron muy bonitos, como veo, a ti tambien te gustó mucho esa época, y que bueno que aún estén dentro de los recuerdos bonitos de tu vida.